conceptos básicos de
movilidad eléctrica

En icanCharge creemos que la formación es una herramienta clave para alcanzar el éxito en la implantación de la movilidad eléctrica.

Desde aquí queremos aportar nuestro pequeño grano de arena para facilitar la trancisión a una sociedad más sostenible.

La formación es esencial para el desarrollo personal y profesional permitiendo adquirir nuevas habilidades y conocimientos, mejorar la productividad y aumentar las oportunidades.

Además, la formación continua ayuda a mantenerse al día con las tendencias y cambios en el mercado laboral, lo que a su vez puede abrir nuevas oportunidades de empleo.

  •   ¿Es lo mismo kW que kWh?

Rotundamente NO. Los kW (sin la "h" final) o kilovatios expresan una unidad de potencia. En movilidad eléctrica podemos estar refiriéndonos a la potencia de carga de un vehículo o punto de recarga (kilovatios eléctricos) o a la potencia del motor del vehículo.

Cuando hablamos de kWh (kilovatios hora) estamos hablando de energía. Lo usamos normalmente en dos circunstancias: bien cuando expresamos la capacidad de energía de la batería del vehículo eléctrico (p.e. batería de 50 kWh, 64 kWh) o bien cuando queremos indicar el consumo que ha tenido el vehículo en un trayecto, como cuando decimos que el vehículo tiene un consumo de 13 kWh/100 km.

  •   El punto de recarga dice que carga a 22 kW, pero mi coche solo carga a 7,4 kW. ¿Falla algo?

Probablemente no. Cuando cargamos un vehículo eléctrico en modo 3, vehículo y punto de recarga se comunican para ver qué potencia se le puede servir al vehículo.

Los vehículos podrán coger tanta potencia como le permita el convertidor abordo que lleven montado. El convertidor es el encargado de convertir la corriente alterna que entrega el punto de recarga en modo 3 a corriente continua, que es como se almacena en las baterías.

La mayoría de los vehículos disponen de cargadores a bordo monofásicos de hasta 32 A, por lo que podrán cargar en modo 3 como mucho hasta 7,4 kW.

Otros vehículos montan cargadores abordo trifásicos, como el Renault ZOE. Esto les permite cargar a 32 A en trifásico, es decir, a 22 kW.

Por lo tanto, la potencia máxima de la carga en un vehículo eléctrico viene determinada por la capacidad de conversión del cargador abordo, que lo más frecuente es que sea de 7,4 kW, y no por la potencia máxima que puede entregar un punto de recarga.

  •   ¿Cómo calculo la potencia de carga?

Lo primero que se debe considerar es si la instalación a la que nos vamos a conectar es monofásica o trifásica.

En España, las viviendas normalmente son monofásicas, salvo que sean viviendas unifamiliares algo mayores. El resto de edificios suelen tener una instalación trifásica.
En función de este dato, se pueden calcular las potencias de las siguientes formas:

  • Cargando en instalaciones monofásicas
    a 3,6 kW:  230V × 16A
    a 7,4 kW:  230V × 32A

  • Cargando en instalaciones trifásicas
    a 11 kW:  400V × 16A × raíz (3)
    a 22 kW: 400V × 32A × raíz (3)
  •   ¿Qué es un SAVE? ¿Y una ERVE?

Sistema de Alimentación específico de Vehículo Eléctrico (S.A.V.E.)

Conjunto de equipos montados con el fin de suministrar energía eléctrica para la recarga de un vehículo eléctrico, incluyendo protecciones de la estación de recarga, el cable de conexión, (con conductores de fase, neutro y protección) y la base de toma de corriente o el conector. Este sistema permitirá en su caso la comunicación entre el vehículo eléctrico y la instalación fija. En el modo de carga 4 el SAVE incluye también un convertidor alterna-continua.


Estación de Recarga para Vehículos Eléctricos (E.R.V.E.)

Conjunto de elementos necesarios para efectuar la conexión del vehículo eléctrico a la instalación eléctrica fija necesaria para su recarga. Las estaciones de recarga se clasifican como:

  1. Punto de recarga simple, compuesto por las protecciones necesarias, una o varias bases de toma de corriente no específicas para el vehículo eléctrico y, en su caso, la envolvente.

  2. Punto de recarga tipo SAVE (Sistema de alimentación específico del vehículo eléctrico).


Nota: Las definiciones de la función de control piloto, de los modos de carga y del sistema de alimentación específico del vehículo eléctrico (SAVE) están basadas en las normas internacionales aplicables.

  •   ¿Qué normativa es de aplicación en España?

La Instrucción Técnica Complementaria ITC-BT-52 del Reglamento Electrotécnico para baja tensión recoge todas las definiciones y esquemas de conexión permitidos en España.

La puedes descargar en el siguiente enlace:

Guía técnica de aplicación ITC-BT 52 (Rev.1)

https://industria.gob.es/.../Documents/bt/guia_bt_52_nov17R1.pdf

Producto añadido a lista de favoritos
Producto añadido al comparador

Este sitio web utiliza cookies propias para garantizar su funcionalidad y ofrecerte nuestros servicios, así como de terceros para mejorar y personalizar la experiencia de usuario.
Al seguir navegando en esta web, aceptas el uso de las mismas. Puedes cambiar la configuración, conocer nuestra política de cookies así como el resto de términos y condiciones AQUÍ.